Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestra web mediante el análisis de tu navegación en nuestro sitio. Si continuas navegando, consideraremos que aceptas su uso. Para más información, consulta nuestra Política de Cookies.

X

CICA

CENTRO DE INTERPRETACION DEL CINE DE ASTURIAS

Más allá de las pantallas, la magia del cine ocupa un lugar privilegiado en el Casino de Asturias. Espacios dedicados a la historia de nuestro cine, con exposiciones permanentes y temporales, mediateca,zona de proyección, sala de conferencias y, por supuesto,un atractivo programa de actividades relacionadas con el séptimo arte.

 

 

PROGRAMACIÓN 

Te ofrecemos una amplia y variada programación centrada en el séptimo arte.

A continuación podrás consultar las reseñas de las proyecciones programadas para el mes en curso.

MARTES, 8 DE ENERO, 17.30 Y 20.00 HORAS

HEREDITARY. USA. 2018. 127 mins Dirección: Ari Aster. Con Toni Collette, Gabriel Byrne, Alex Wolff, Milly Shapiro. Con lentitud ceremonial, la cámara se desplaza de una cabaña en un árbol a una imponente mansión, cuya arquitectura racionalista parece camuflar un alma de mausoleo o caserón gótico. En el interior de la casa, una maqueta en miniatura propone una diabólica mise en abyme, que se corona cuando el objetivo se acerca a una de las habitaciones a escala para mostrar al padre de familia entrando para despertar a su hijo. El deslumbrante arranque de Hereditary, opera prima de Ari Aster, parece obsesivamente diseñado para que el espectador no confunda este trabajo con una película de terror al uso.

MIÉRCOLES, 9 DE ENERO, 17.30 Y 20.00 HORAS

SCENIC ROUTE. USA. 90 mins. Dirección: Hermanos Goetz. Con Josh Duhamel y Dan Folger. La ópera prima de los hermanos Goetz es un excelente film que se enmarca en el género «survival». En muchas ocasiones, este tipo de películas no llega a alcanzar un gran interés y se basa sobretodo en las mil y una visicitudes que tendrán que superar el/los protagonistas para salir airosos del embrollo.  Scenic route se aleja del «mcgiverismo» ingenioso para sobrevivir y se centra mucho más en el desarrollo emocional de la propia lucha por la vida, y las consecuencias que acarrea esa tensión en los individuos que la padecen. 

VIERNES, 11 DE ENERO, 17.30 Y 20.00 HORAS

HAPPY END. Francia, Austria y Alemania. 2018. 107 mins. Dirección Michael Haeneke. Con Isabelle Huppert, Jean Louis Trintignant, Mathieu Kassovitz, Fantin Harduin, Franz Rogowski Lara Verlinden y Toby Jones. Algo que no evita que, gracias a la malsana fascinación que desprenden este tipo de casos, y a la interesante reflexión sobre la influencia del sensacionalismo y de los medios de comunicación, de los que se puede aprovechar hasta la policía para manejar tiempos y acabar provocando errores en los sospechosos más cercanos, como hemos visto en recientes casos reales de la vida social española, La chica en la niebla nunca deje de interesar.

LUNES, 14 DE ENERO, 17.30 Y 20.00 HORAS

LA LUNA. Reino Unido. 137 mins. Dir.: Bernardo Bertolucci. Con Jill Clayburgh, Matthew Barry, Roberto Benigni, Veronica Lazar y Renato Savatori. Una reconocida diva internacional de la ópera se traslada a vivir a Italia con su hijo adolescente. Allí mantienen una tormentosa relación, casi incestuosa. Mientras la madre redescubre los espacios y personas de su juventud, el hijo se sumerge peligrosamente en el mundo de la heroína. Después del filme que le brindó el prestigio internacional, “El último tango en París” y antes de su éxito “El último emperador”, el cineasta italiano Bernardo Bertolucci rindió homenaje a Verdi con este filme que enlaza escenas como si se tratara de las arias o dúos operísticos del compositor. Con “La luna”, Bertolucci escandalizó a los moralistas, que no vieron con buenos ojos la relación madre-hijo que presentaba el realizador italiano. Una relación con la que él pretendía ofrecer su particular visión del psicoanálisis de Freud. Además, después de la reflexión, la compleja historia se resuelve de manera simple, mostrando una reconciliación familiar digna de los melodramas del viejo Hollywood.

MARTES, 15 DE ENERO, A LAS 17.30 Y 20.00 HORAS

SÁCAME DE DUDAS. Francia. 2017. 100 mins. Dir.: Carien Tardieu. Con François Damiens, Cécile de France, Guy Marchand, André Wilms. Una historia cuyo protagonista descubre que su origen es un interrogante, y cuyas dinámicas dramáticas llegan a tantear los límites de una transgresión tan radical como el incesto, podría ser, por supuesto, una vocacional tragedia griega. Los mismos materiales podrían dar pie a una de esas farsas pequeñoburguesas con las que el cine francés parece haber encontrado un sucedáneo contemporáneo, y de consumo rápido, de ese teatro de bulevar que tanto amó Resnais. En su tercer largometraje, Carien Tardieu propone un destino sorprendente y muy estimulante para materiales dramatúrgicos tan delicados.

MIÉRCOLES, 16 DE ENERO, A LAS 17.30 Y 20.00 HORAS

EN LA PLAYA DE CHESIL. Reino Unido, 2017. 110 mins. Dir.: Dominc Cooke. Con Saoirse Ronan, Billy Howle, Emily Watson, Anne-Marie Duff. Pocas veces se ha retratado de forma más exhaustiva una tarde y noche de bodas que en la novela de Ian McEwan Chesil Beach. Con todo lo que ello implica, en una pareja virgen, desplegando sus tentáculos, amargos y tiernos, románticos y prácticos, tanto hacia el pasado como hacia el más inmediato presente y a sus consecuencias en el futuro. Dos páginas completas para narrar un beso, los movimientos de labios y lenguas, de mentes, el brío, la inquietud, la claustrofobia. Una página entera para los pensamientos del peligro de llegada a la meta demasiado pronta. Los prolegómenos, el acto; el triunfo o el fracaso. No es fácil trasladar la prosa literaria de McEwan a prosa cinematográfica. Y, sin embargo, En la playa de Chesil es una película notable hasta casi su desenlace.

JUEVES, 17 DE ENERO, A LAS 17.30 Y 20.00 HORAS

CORPORATE. Francia. 2017. 95 mins. Dir.: Nicolas Silhol. Con Célline Sallette, Lambert Wilson, Stéphane De Groodt, Violaine Fumeaut. El hecho de que ciertas empresas tengan un protocolo de actuación en caso de suicidio de uno de sus trabajadores parece el mejor indicativo de que hay algo podrido en Dinamarca. Y Dinamarca, en el caso de la interesantísima película francesa Corporate, es, más allá de una firma concreta, el sistema. El sistema que permite estrategias de combate laboral, ingeniadas desde arriba para acabar cuando convenga con los de abajo, o los de en medio, y que convierte a determinados trabajadores del departamento de recursos humanos en asesinos de élite. Especialistas sin pistola, pero con silenciador, de mafias organizadas. 90.000 empleados tiene la empresa ficticia de la película de Nicolas Silhol, director y coguionista debutante. ¿Ficción? Sí, pero asentada en la realidad: en los meses alrededor del rodaje de Corporate, la fiscalía francesa pidió el procesamiento de siete exdirectivos de France Télécom por “acoso moral” y “desestabilización” de sus trabajadores. En tres años se habían suicidado 60 empleados. Y la historia de Silhol pone el foco en la parte más interesante, ambigua y compleja del drama: en la ejecutora, en este caso mujer, del plan concebido por los de más arriba.

VIERNES, 18 DE ENERO, A LA 19.30 HORAS

PRESENTACIÓN DE LOS GUANTES BLANCOS DE CARLOS BARROS SAN JOSÉ
Los guantes blancos es la útima obra de teatro publicada por Carlos Barros San José en la editorial KRK donde se plasma la vida de cuatro mujeres que han visto su existencia alterada, de una u otra forma, por los avatares del destino y también por las circunstancias sociopolíticas del momento, la transición española. Carlos Barros San José (Mieres,1960). Es uno de los miembros fundadores de Radio Parpayuela en 1985, teniendo desde entonces diversas responsabilidades en la misma, coordinador de informativos, responsable de gestión y administración y a partir de 2003 y hasta su cierre en 2014, director de la misma. Durante varios años colabora en el diario La Voz de Asturias con una serie de artículos que llevaban como título La hoguera y en el periódico Montaña Central con escritos que tenían como referencia Marea alta. En 2009 pone en marcha Parpayuela Espacio Cultural que nace con una idea firme y decidida por la dinamización cultural de las comarcas mineras y conseguir así que la Montaña Central de Asturias fuese un referente socio-cultural para el resto de la región, mediante la organización de charlas, conferencias, exposiciones y conciertos. En 2016 escribe la obra de teatro Mamá Eloína y dos años más tarde Los guantes blancos

LUNES, 21 DE ENERO, A LAS 17.30 Y 20.00 HORAS

BLACKWOOD. USA. 2018. 93 mins. Dir.: Rodrigo Cortés. Con Uma Thurman, Anna Sophía Robb, Isabelle Fuhrman, Victoria Moroles, Noah Silver, Taylor Russell, Rosie Day.  En puridad, el sacrificio no es más que la manera que lo profano tiene de comunicarse con lo sagrado. En su versión más banal quizá, el sacrificado se puede entender como un simple medio de comunicación, la herramienta con la que el clan participa de lo divino. Pero también el valor del sacrificio es, antes que nada, un acto de entrega, un ejercicio de amor puro y, por ello, completamente descarnado. El propio cine en particular y el arte en general se puede entender de este mismo modo. O, por lo menos, así lo entiende Rodrigo Cortés. Cada una de sus películas es un modo de acercarse a lo indecible y, a la vez, una simple y devota declaración de amor al propio cine; al mismo cine entendido como un código casi sagrado de componer el mundo. Es cine empeñado en tocar la membrana de lo oculto y cine consciente de cada uno de los géneros que lo habitan.

MARTES, 22 DE ENERO, A LAS 17.30 Y 20.00 HORAS

SWEET COUNTRY. Australia. 2017.113 mins. Dir.: Warwick Thornton. Con Hamilton Morris, Sam Neill, Bryan Brown, Thomas M. Wright. Pocas películas australianas hay célebres donde la influencia del paisaje no sea esencial. Hasta alcanzar el terreno de lo ancestral, de lo sobrenatural, de lo infeccioso. Un estado de insuperable afectación al que ya se acercaron cineastas tan distintos como Nicolas Roeg, Ted Kotcheff, Peter Weir, Lee Tamahori y Ray Lawrence en obras inolvidables como Walkabout, Despertar en el infierno, Picnic en Hanging Rock, Guerreros de antaño y Lantana, y al que ahora regresa el cineasta local Warwick Thornton con la notable Sweet Country, Premio Especial del Jurado en Venecia 2017, y de innegable título irónico: un salvaje western inspirado en una historia real, acaecida en el periodo de entreguerras del siglo XX, que nos retrotrae a un tiempo de despiadada discriminación de la población aborigen, por desgracia, aún no superado del todo.

MIÉRCOLES, 23 DE ENERO, A LAS 17.30 Y 20.00 HORAS

EL VUELO DE LA PALOMA. España. 1989. Dir. José Luis García Sánchez. Con Ana Belén, José Sacristán, Juan Luis Galiardo, Juan Echanove. En tiempos de corrección política, de moderación en el lenguaje, de peligrosa confusión entre lo que debe ser una sociedad y lo que una ficción está mostrando acerca de esa u otra sociedad, de ansias didácticas en todos los ámbitos y en todo momento, de mirada con lupa a lo que hacen y dicen los personajes de una película o un libro —como si eso fuera una clara extensión de lo que hace, piensa o dice su autor en su vida privada—, la reposición en salas de una película como El vuelo de la paloma es tanto un triunfo como un precioso y preciso disparate, un acontecimiento que celebrar como un motivo para la reflexión. Dirigida por José Luis García Sánchez en 1989, y escrita por el propio realizador junto a Rafael Azcona, El vuelo de la paloma es una especie de versión libre y cañí, esperpéntica y procaz, de Madame Bovary, protagonizada por una mujer de barrio adicta a las relaciones imposibles, que ansía escapar de la gris realidad que la somete, y que encuentra un nuevo horizonte en un aparatoso dislate: el romance con un actor, ligón profesional y chulo de feria, dibujado a través de un redundante piropo cursi y rijoso, y que solo se mueve por el interés sexual, circunstancial y superficial. Un sainete español de toda la vida, ligero y de ambiente popular, con un punto chabacano, ridículo y hasta grotesco, que hay que hermanar con la película anterior de García Sánchez, también coescrita por Azcona, la aún mejor Pasodoble, de 1988.

JUEVES, 24 DE ENERO, A LAS 17.30 Y 20.00 HORAS

LA CHICA EN LA NIEBLA. Italia. 2018. 128 mins. Dirección: Donato Carrisi. Con Toni Servillo, Alessio Boni, Jean Reno, Galatea Ranzi. El elefantiásico auge en todo el mundo de la novela de tintes negros que aúna crímenes, deducción y misterio está llevando a que ciertas tramas se parezcan tanto entre ellas que, al ser llevadas al cine, junto a sus peculiaridades ambientales y de tono, resulte inevitable emparentarlas. Incluso a pesar de la dificultad de que se hayan podido contagiar las unas con las otras, como es el caso de las relatadas en la novela italiana La chica en la niebla, publicada por Donato Carrisi en el año 2015, y en la española El guardián invisible, escrita por la española Dolores Redondo en 2013. Desaparición y muerte violenta de una adolescente, en una intriga que termina relacionándose con otros crímenes anteriores; pueblo pequeño alejado de la urbe donde todos se conocen; paraje natural de fuertes implicaciones de corte atávico; destellos mágicos de superstición y brujería, e investigador policial tan obsesionado por el caso que acaba resucitando sus propios fantasmas del pasado. Aspectos que comparten ambas novelas y, por supuesto, sus dos adaptaciones homónimas: la de Fernando González Molina en el caso de la española, y la del propio escritor Carrisi, en su debut como director, en el de la italiana.

VIERNES, 25 DE ENERO, A LAS 17.30 Y 20.00 HORAS

LA NÚMERO UNO Francia, 2017.110 mins. Dir.: Tonie Marshall. Con Emmanuelle Devos, Suzanne Clément, Francine Bergé, Richard Berry. Una película feminista, coescrita y dirigida por una mujer, lejos del panfleto y del sectarismo, con planteamientos reales, desarrollo turbio, contradicciones en su mensaje y en su línea ideológica, demostrativa de la gama de grises de la vida real, de la complejidad del poder y de sus ramificaciones de género, pero sin olvidarse jamás de que vivimos en una sociedad dominada por los hombres, aún más en las altas esferas, y que eso hay que cambiarlo de alguna manera. Es el triunfo de Tonie Marshall con La número uno, la historia de una reputada ingeniera que puede convertirse en la primera mujer en ser presidenta de una empresa del CAC 40, el índice bursátil francés.

LUNES, 28 DE ENERO, A LAS 17.30 Y 20.00 HORAS

NOS VEMOS ALLÁ ARRIBA. Francia. 2018. 112 mins. Dir.: Albert Duponel. Con Nahuel Pérez Biscayart, Niels Arestrup, Albert Dupontel, Emilie Delquenne, Laurent Lafitte y Mélanie Thierry. Una ampulosa cámara aérea sigue a un perro corriendo sobre el campo de batalla en las últimas horas de la Primera Guerra Mundial, antes de introducirse con impetuoso dinamismo en el interior de una trinchera, como si el director quisiera batir por multiplicación el imaginario de Senderos de gloria (1957). Una obertura capaz de indigestar a todo cinéfilo con fobia a lo enfático, pero el sexto largometraje del actor y director Albert Dupontel no tarda en demostrar que, tras las piruetas formales, hay mucho más: no solo una cierta voluntad de estilo, capaz de hermanar la poética de Franju –una valiosa secuencia le guiña el ojo (ornitológico) a Judex (1963)- con la pirotecnia expresiva de Jeunet y de canalizar ecos de la historieta francófona –la película está dedicada al gran Gotlib, que podría haber simpatizado con su retorcido sentido del humor, pero no cuesta imaginársela en clave de Tardi apócrifo-, sino, sobre todo, la capacidad de servir, con fuerza y contundencia, una buena historia, basada en la novela homónima de Pierre Lemaitre que ganó el Goncourt en 2013.

MARTES, 29 DE ENERO, A LAS 17.30 Y 20.00 HORAS

NO DEJES RASTRO. USA. 2018. 104 mins. Dir.: Debra Granik. Con Ben Foster, Thomasin Harcourt McKenzie, Jeff Kober y Dale Dickey. Por suerte, algunos directores parecen más interesados en el reverso de la moneda que en el brillo del anverso de la medalla. Como el protagonista del clásico de Douglas Sirk, Interludio de amor (1957), el tenebroso director de orquesta prefiere a la chica que le observa discreta entre bambalinas, que a su mujer, sentada en la primera fila del palco para aplaudirle, y también brillar como legítima esposa del maestro (antes de volverse loca). Estos cineastas, como Debra Granik, prefieren la pesadilla del sueño americano, o en su caso, sus noches agitadas, alejada de la imagen oficial de un mito ya, unánimemente, reconocido como inexistente.  La directora en su tercera película, en veinte años, vuelve a adaptar la novela de Peter Rock.

 

MIÉRCOLES, 30 DE ENERO, A LAS 17.30 Y 20.00 HORAS

EL REVERENDO. USA. 2018. 109 mins. Dir.: Paul Schrader. Con Ethan Hawke, Amanda Seyfred y Cedric Kyles. Tres minutos. Tal vez, cuatro. Entonces, “con suerte” parte del público se habrá marchado. El deseo es del propio director de la película, Paul Schrader. Inaudito: el creador de El reverendo anima a los espectadores a huir de su proyección. “Si no estás preparado, queremos que tarde o temprano te vayas. Ya desde el arranque intento mostrar que va a ser una experiencia distinta.